Banner

Jesus Início

Início


Visitas



addthis

Addrhis

Canal de Videos

Rio de Janeiro

Santa Sé






quinta-feira, 19 de junho de 2014

Blogueros con el Papa SAN JOSÉ HUMILDE EN SU DOBLE VERTIENTE






Blogueros con el Papa




SAN JOSÉ HUMILDE EN SU DOBLE VERTIENTE


Posted: 18 Jun 2014 08:03 AM PDT











¿En quién voy a fijarme? En el humilde y contrito que tiembla a mi palabra: (Is 66,2). San José, sin duda, ha leído y meditado estas palabras del profeta Isaías. San José es como una personificación del hombre humilde, como María, su esposa, lo es de la mujer humilde y es que uno y otra andan en la verdad en su doble vertiente, que eso es la humildad, como enseña la maestra de vida espiritual, santa Teresa de Jesús con estas palabras: "Una vez estaba yo considerando por que razón era nuestro Señor tan amigo de esta virtud de la humildad y púsoseme delante, a mi parecer, sin considerarlo sino de presto, esto: que es porque Dios es suma Verdad y la humildad es andar en verdad; que lo es muy grande no tener cosa buena de nosotros, sino la miseria y ser nada; y quien esto no entienda anda en la mentira. A quien más lo entienda agrada más a la suma Verdad porque anda en ella" (6M 10,7)."Un espejo para la humildad, mirando cómo cosa buena que hagamos no viene su principio de nosotros, sino de esta fuente donde está plantado el árbol de nuestras almas y de este sol que da calor a nuestras obras" (1M 2,5) Mientras más vemos estamos ricos, sobre conocer somos pobres, más aprovechamiento nos viene (V 10,4). Al libro de su Vida lo llama el libro de las misericordias de Dios porque sabe que todo lo bueno que tiene –y tiene tantísimo -, es obra de la misericordia de Dios sobre ella, siendo ella tan ruin.


San José anda en la verdad del propio conocimiento. Él sabe y tiene plena conciencia que de sí mismo ni es nada ni tiene nada bueno. Sabe que todo, absolutamente todo, lo bueno que tiene es puro don de la misericordia de Dios sobre él. Que no tiene por sí mismo derecho a nada, que no merece nada por sí mismo, que sin Dios ni es nada ni puede nada. Esta una de las vertientes de andar en la verdad, en la verdad de uno mismo. La otra es que todo lo bueno lo recibimos de Dios ¿qué tienes que no lo hayas recibido? Y si lo has recibido ¿a qué gloriarte como si no lo hubieras recibido? (1Cor 4,7) Sabe que Dios ha puesto en él abismos de amor, gracias y misericordias infinitas. Con su esposa puede entonar también su Magnificat: Engrandece mi alma al Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su siervo. El Señor ha hecho obras grandes por mí. Le ha hecho esposo de María, la Madre de Dios y por su matrimonio con ella le ha hecho padre de Jesús.


Reconoce que de sí mismo no es nada. Reconoce si indignidad. Por eso, cuando ve a su esposa esperando un hijo sin él saber nada cae en una noche oscura de humildad. Su humildad se dispara y piensa: si ya lo decía yo que no era digno de desposarme con María, mi mujer. Y entonces en esta noche oscura le vienen mil pensamientos, entre los que el evangelista san Mateo recoge solo uno: se le ocurre abandonarla en secreto al creerse indigno de vivir con una mujer tan santa y tan de Dios. Pero no toma ninguna determinación de abandonarla, solo lo piensa, porque en su humildad sabe que en la situación en que se encuentra tomar una determinación sería una imprudencia, una temeridad. Como dirá más tarde san Ignacio de Loyola: "En tiempos de desolación nunca hacer mudanza, mas estar firme y constante en propósitos y determinaciones…Porque así como en la consolación nos guía y aconseja más el buen espíritu, así en la desolación el malo, con cuyos consejos no podemos tomar camino para acertar" (Obras de San Ignacio, BAC, Madrid, 1991, p.295).


En su humildad sabe que en tiempos de prueba no cabe otra actitud que la de confiar ciegamente en Dios, -en una oración a Dios el rey Josafat, atacado por sus enemigos, le dice al Señor: Cuando no sabemos qué hacer, esto solo nos queda, volver los ojos a ti (2Cro 20,12)-, porque sabe que Dios no abandona nunca al que confía en él y que al que confía en él la misericordia lo envuelve (Sal 31,19). Lo ha rezado muchas veces en los salmos, sin duda ha leído la oración del rey Josafat y espera que Dios venga en su auxilio y le hable y le habló por medio del ángel: José, hijo de David, no temas tomar a María tu mujer en tu casa (Mt 1,20)


Viene a decirle el ángel. Sí, eres digno de ser esposo de María, tu mujer y por este desposorio ser padre de Jesús porque yo te he hecho digno llenándote de mi gracias y abundantemente de todas las cualidades y virtudes necesarias y convenientes para que puedas llevar a cabo el ministerio altísimo que te encomiendo.


Luego cuando nazca el Hijo de Dios del seno de su esposa, su humildad se dispara de nuevo en una vivencia altísima. Al ver que el Hijo de Dios se humilla hasta el extremo de que (como dice San Pablo) siendo de condición divina y no teniendo como robo el ser igual a Dios, sin embargo se anonadó y se despojó de sí mismo tomando la condición de siervo, haciéndose en todo semejante a los hombres, menos en el pecado, y apareciendo en su porte como hombre, se humilló a sí mismo (Fil 2,7-8), no puede por menos de profundizar en su humildad. Y todo lo hizo por él y por todos los hombres. Ve el llanto del hombre en Dios y en el hombre, en él mismo, la alegría. ¡Qué trueque!


Por su profunda humildad san José es exaltado. Dios le da un gozo inefable y una entrega total al servicio de su hijo y de su obra salvadora, un gozo inefable porque sabe (se lo ha dicho el ángel) que con su humillación el Salvador va a salvar a los hombres de sus miserias y pecados, y él se une a esta obra salvadora de su hijo, porque entre la humildad y la generosidad, como dice San Francisco de Sales, hay un vínculo indisoluble: Estas dos virtudes, humildad y generosidad están tan juntas y van tan unidas la una a la otra que no pueden separarse, pues la humildad que no entraña generosidad es indudablemente falsa. La verdadera humildad después de haber dicho: Yo por mí no puedo nada, nada, cede el puesto a la generosidad que dice: Yo lo puedo todo, pues pongo toda mi confianza en Dios que lo puede todo. La una es la verdad de la otra. Son las dos vertientes de la humildad de que habla santa Teresa que van tan indisolublemente unidas que el reconocimiento de la propia nada sin la confianza en Dios acaba en la desesperanza y abatimiento, y el creer que todo viene de Dios sin el peso de un reconocimiento de la propia nada e indignidad acaba en una soberbia satánica. Por eso dice santa Teresa: "Esta es la verdadera humildad, conocer cada uno lo que puede y lo que Yo puedo". Separar las dos vertientes de la humildad en la vida es matarnos espiritualmente.









P. Román Llamas,ocd





You are subscribed to email updates from Asociación "Blogueros con el Papa"

To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.

Email delivery powered by Google


Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610

Nenhum comentário:

Apoio




_

Immaculata mea

In sobole Evam ad Mariam Virginem Matrem elegit Deus Filium suum. Gratia plena, optimi est a primo instanti suae conceptionis, redemptionis, ab omni originalis culpae labe praeservata ab omni peccato personali toto vita manebat.

Cubra-me

'A Lógica da Criação'


Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim




“Se não fosse a Santa Comunhão, eu estaria caindo continuamente. A única coisa que me sustenta é a Santa Comunhão. Dela tiro forças, nela está o meu vigor. Tenho medo da vida, nos dias em que não recebo a Santa Comunhão. Tenho medo de mim mesma. Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim. Do Sacrário tiro força, vigor, coragem e luz. Aí busco alívio nos momentos de aflição. Eu não saberia dar glória a Deus, se não tivesse a Eucaristia no meu coração.”



(Diário de Santa Faustina, n. 1037)

Ave-Maria

A Paixão de Cristo