Banner

Jesus Início

Início


Visitas



addthis

Addrhis

Canal de Videos

Rio de Janeiro

Santa Sé






quarta-feira, 7 de maio de 2014

Blogueros con el Papa SAN JOSE MODELO DE TRABAJADORES




Blogueros con el Papa




SAN JOSE MODELO DE TRABAJADORES


Posted: 07 May 2014 07:55 AM PDT






Ya el Papa León XIII en su encíclica Quamquam pluries (Aunque muchas veces) del 15 de agosto, fiesta de la Asunción de María, de 1889 sobre la devoción a san José, hace una llamad a los trabajadores, invitándoles a mirar y acudir a San José. "en cuanto a los trabajadores, artesanos y personas de menor grado su recurso a san José es un derecho especial y su ejemplo está para su particular imitación. Pues José, de sangre real, unido en matrimonio a la más grande y santa de las mujeres y considerado el padre de Dios, pasó su vida trabajando y ganó con las fatigas del artesano el necesario sustento para su familia. Es, entonces, cierto que la condición de los más humildes no tiene nada en sí de vergonzoso y el trabajo del obrero no solo no es deshonroso, sino que, si lleva unida a sí la virtud, puede ser singularmente ennoblecido." (n 4).


Por medio de estas consideraciones los pobres y aquellos que viven con el trabajo de sus manos han de ser de buen corazón y aprender a ser justos…Que los pobres, entonces, si han de ser sabios no confían en las promesas de los hombres sediciosos, sino más bien en el ejemplo y patrocinio del bienaventurado José y en la maternal caridad de la Iglesia que cada día tiene mejor comprensión con ellos" (n 5).


Llamada que luego harán otros Papas, sobre todo Pío XII, que instituyó el 1 de mayo de 1955 la fiesta de San José Obrero, en el día del trabajo, y dijo a los obreros reunidos en la Plaza de san Pedro en aquellos momentos: : "el humilde obrero de Nazaret además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias".Y las llamadas de los dos últimos Papas, recién canonizados el 27 de abril de 2014, en el domingo de la misericordia.


Cuando hablo de trabajadores me refiero a toda clase de trabajos, porque el trabajo es inherente a la naturaleza humana. Cuando Dios creo al hombre y le puso en el jardín del Paraíso, le dijo que le ponía allí para que lo trabajase y o cultivase (Gen 2,15) Y después del pecado le dice que tiene que trabajar la tierra, porque con el sudor de su frente tiene que comer el pan (Gen 3,19). Y más tarde dirá San Pablo a los fieles de Tesalónica que "él no comió de balde el pan de nadie, sino que día y noche con fatiga y cansancio trabajó para no ser gravoso a ninguno y que cuando estaba entre ellos les mandaba esto: si alguno no quiere trabajar que tampoco coma. A los que no trabajan les exhortamos por nuestro Señor Jesucristo que trabajen para comer su propio pan" .(2Tes 3,9-11).


Es el trabajo que se realiza en el campo, en la casa, en el taller, en la fábrica, en la oficina… De todo este trabajo es modelo san José. Y es que, como escribe San Juan Pablo II: "el trabajo es una experiencia cotidiana de amor en la vida de la familia de Nazaret" (RC 22), y la familia de Nazaret el el ideal modélico de las familias de toda la tierra.


San José es modelo de los trabajadores en primer lugar porque trabajaba realmente en el oficio de carpintero; "palabra, dice San Juan Pablo II, que abarca toda la vida de san José" (RC 22). La primera condición del trabajador es que rinda en el trabajo, que trabaje, que aproveche la máximo el tiempo del trabajo. San José es la más alta expresión del nuevo enseñamiento que nos trae Jesús, que al hacerse en todo semejante a nosotros, excepto en el pecado, asumió, consiguientemente, el trabajo y lo santificó, que para eso asumió la naturaleza humana para redimirla y santificarla en todas sus dimensiones. Y por eso san José es el más grande ejemplo para los trabajadores. No es ejemplo de vagos, holgazanes o pasotas ni de los que dejan el trabajo para los demás. San José trabajó, se consagró de lleno al trabajo, porque esa era para él la voluntad del Padre del cielo, sudó e hizo, sin duda, muchas horas extra


. San José no pedió un minuto de trabajo. San Juan XXIII escribe de si mismo: "uno de mis defectos principales es no haber encontrado todavía la justa medida del tiempo, Debo hallar el modo de hacer muchas cosas en poco tiempo; a este respecto pondré gran cuidado en no perder ni un solo minuto en cosas inútiles, como conversaciones sin una finalidad concreta, etc."( En los ejercicios espirituales del 1 al 7 de septiembre de 1907 (fue ordenado en 1904), DA). Y en los ejercicios de del 13 al 19 de octubre de 19 17 escribió:" Pero si el Señor quiere estoy dispuesto a esto (las muchas cosas que le ha encomendado la obediencia) y más. El descanso llegará en el cielo. Estos son los años del esfuerzo. El Señor Obispo me da ejemplo de trabajar más que yo. He de ser escrupuloso en no perder nunca ni un minuto de tiempo" (DA)..


Si esto dice de si mismo un santo, por grande que sea, que no diría y haría san José santísimo, inmensamente más santo que todos los demás santos por su condición de esposo de María y padre virginal de Jesús. San José no perdía ni un solo minuto de trabajo Modelo prefecto de traba para los trabajadores.. (Sigue)









P. RománLlamas, ocd




You are subscribed to email updates from Asociación "Blogueros con el Papa"

To stop receiving these emails, you may unsubscribe now. 

Email delivery powered by Google 


Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610 

Nenhum comentário:

Apoio




_

Immaculata mea

In sobole Evam ad Mariam Virginem Matrem elegit Deus Filium suum. Gratia plena, optimi est a primo instanti suae conceptionis, redemptionis, ab omni originalis culpae labe praeservata ab omni peccato personali toto vita manebat.

Cubra-me

'A Lógica da Criação'


Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim




“Se não fosse a Santa Comunhão, eu estaria caindo continuamente. A única coisa que me sustenta é a Santa Comunhão. Dela tiro forças, nela está o meu vigor. Tenho medo da vida, nos dias em que não recebo a Santa Comunhão. Tenho medo de mim mesma. Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim. Do Sacrário tiro força, vigor, coragem e luz. Aí busco alívio nos momentos de aflição. Eu não saberia dar glória a Deus, se não tivesse a Eucaristia no meu coração.”



(Diário de Santa Faustina, n. 1037)

Ave-Maria

A Paixão de Cristo