Banner

Jesus Início

Início


Visitas



addthis

Addrhis

Canal de Videos

Rio de Janeiro

Santa Sé






domingo, 12 de janeiro de 2014

Blogueros con el Papa Entre la Espiritualidad del Pesebre y la Espiritualidad de la Cruz




Blogueros con el Papa





Posted: 06 Jan 2014 10:54 PM PST










Durante el período comprendido entre Adviento, Navidad y a Epifanía, parece que no tenemos otra imagen que ocupe nuestras mentes que el pesebre de Belén. El mismo carácter gozoso de las fiestas navideñas ha influido enormemente en nuestra mentalidad de tal manera que reduce el misterio de Dios concretamente a esta temporada del año, para olvidarnos el resto del año de los misterios de la infancia de Jesús.






No obstante nuestra incoherencia, la imagen de la cueva de Belén debiera seguir anclada en nuestras mentes a lo largo del año, incluso durante la Semana Santa, cuando la imagen que prevalece es la de la cruz y el Calvario de Jerusalén.






Las dos imágenes coinciden en las mismas lecciones sobre la vida de Cristo: Una vida vivida con humildad, pobreza, sacrificio y renuncia. La cueva de Belén nos lo ilustra con sonrisas, mientras que la cruz, nos repite la totalidad de esta lección con lágrimas.






Para conocer mejor a Cristo y unirnos a El, hay que vivir una espiritualidad en donde acudamos espiritualmente tanto al pesebre como a la cruz en todas las épocas del año. No importa que ya no seamos niños. La vida cristiana no se vive apegada a la cronología; más bien debemos vivir la Palabra de Dios en todas las etapas. Las alegrías, tristezas y los diversos acontecimientos de la vida se pueden manifestar en cualquier momento y las lecciones de la vida de Cristo pueden hacerse presentes, siempre y cuando vivamos unidos al mismísimo Cristo que encarnó, murió crucificado y resucitó.






La espiritualidad del pesebre va mucho más allá del pesebre decorado en los nacimientos navideños. El pesebre es ininteligible. Reflexionemos sobre las circunstancias en que nació Jesús, sobre las cuales es imposible fantasear porque rebasan cualquier imaginación, por más creativa que sea. La humanidad de Jesús desconcierta tanto como su divinidad a los sabios.






Hay interrogantes, cuya respuesta debemos interiorizar para poder apropiar estas lecciones en nuestras vidas:






1. ¿Qué tendrá la humildad para que el Hijo de Dios se abrace a ella?


2. ¿Qué tendrá la pobreza, para que el Hijo de Dios haya preferido vivirla?


3. ¿Qué tendrá el sacrificio para que el Hijo de Dios haya renunciado a los privilegios?






El testimonio de vida de Cristo nos hace callar y pensar, para quedarnos con una respuesta que no comprendemos. Lo que es incomprensible para nosotros, algo debe esconder que va más allá de nuestro mundano entorno, ya que Dios ha preferido lo que el mundo desprecia. No podemos comprender porqué María ha dado a luz en una cueva de Belén, como si se tratara de un refugio exclusivo. El evangelista San Lucas se limita a expresar con su característica fineza que se refugiaron en una gruta porque no había lugar para ellos en el mesón público. María quería reservarse para sí en esos benditos momentos. 






Dios quiso reservar para su Hijo el pudor: una Madre con delicadeza y pureza, cuyo testimonio llegaría a ser el sermón lleno de elocuencia que el mismo Jesús Niño expresaría sin abrir sus labios. El mundo necesita del pudor para vivir ciertos mandamientos de la Ley y el niño recostado en el pesebre lo estaba predicando en un tono al que no estamos acostumbrados. Esta predicación tan exquisita y silenciosa es necesaria en todas las etapas de nuestras vidas. 






¿Qué lecciones nos imparte el bendito pesebre? Al niño Jesús le falta todo, menos el Amor. En el pesebre se conjugan el Amor y la felicidad que alcanzan su máxima expresión. María ha dado a luz virginalmente, envuelve a su bebé en pañales y lo recuesta, según nos relata el evangelio. Es difícil medir el amor que desborda del corazón de tan tierna Madre y la feliz sonrisa de San José. Es incomprensible también la felicidad de los humildes pastores que se regocijan con el nacimiento de un niño amigo que viene a colmar sus esperanzas y agregan más pobreza y más felicidad a este escenario. El Amor y la pobreza se encuentran con mayor facilidad que el dinero y el amor. 






El pesebre y la cruz son para todos los días. Las lecciones para la vida Cristiana las imparten con la misma elocuencia y eficacia. Se puede elegir entre pesebre y cruz, aunque esta última enseñe llorando con sangre mientras que el pesebre nos brinde sonrisas y caricias. Hasta en eso nos desconcierta la aparición de Nuestro Salvador. Es el hombre más grande que ha existido en la Historia, pero también es Dios. Su grandeza es insuperable, sobretodo en el Amor. No nos quedemos sólo con una dimensión en nuestra fe. Necesitamos una espiritualidad equilibrada y al mismo tiempo madura. Si nos quedamos con la espiritualidad del pesebre, no llegaremos a cumplir con la misión que Dios nos ha confiado. Debemos crecer en la fe.















Santa Edith Stein (Teresa Benedicta de la Cruz) nos habla de la 'Ciencia de la Cruz'. Estamos llamados a la perfecta unión con nuestro Creador. Partiendo de Santa Teresa de la Cruz, nos explica que en este camino, el alma parte de la periferia hacia el centro de sí misma, lugar de la unión con Dios, como lo describe San Juan de la Cruz. En este crecimiento espiritual actúan dos fuerzas: el amor de Dios al alma y el amor del alma a Dios. En su obra, que fue dedicada a San Juan de la Cruz a los 400 años de su muerte, explora la "noche oscura". Si bien muchos de nosotros no somos místicos, sí debemos profundizar en esta 'Ciencia de a Cruz'. Escribe Santa Edith Stein: "tenemos que aprender a ver y a oír, etc., como si no viéramos ni oyéramos. La actitud fundamental ante el mundo que cae bajo los sentidos tiene que ser otra. Con la instauración de la "noche oscura" comienza algo completamente nuevo: toda la cómoda familiaridad con el mundo, el sentirse colmado de los placeres que ofrece, el deseo de estos placeres y la consecuente adhesión a este deseo…, todo esto es a los ojos de Dios tiniebla e incompatible con la luz divina. Tienen que ser arrancados tosas sus raíces, si se ha de dejar sitio en el alma para Dios".






La noche no aniquila las potencias, sino que mortifica el apetito, ya que cuando los apetitos dominan sobre el alma, ésta se halla en tinieblas y le es arrebatado el espíritu de Dios. Con tantos apetitos y apegos, hay mucho camino que recorrer para nosotros desde la periferia al centro del alma. Santa Edith Stein concluye su obra comentando que "las percepciones sensibles son una etapa necesaria en este camino de crecimiento espiritual, pero, para poder seguir adelante en el mismo, el alma ha de adentrarse activamente en la noche oscura y preparar así el terreno de su alma para la unión con Dios en fe, ya que "la fe es el sólo y proporcionado medio para que el alma se una con Dios".






¿Qué tanto anhelamos unirnos con Dios en la fe? ¿Estamos preparados para emprender este camino? La espiritualidad del pesebre nos puede ayudar a lo largo del camino a comprender la Ciencia de la Cruz, pero no nos quedemos sólo con el pesebre. Este trabajo implica, según esta obra, que enumera algunos de los consejos que Juan de la Cruz da a sus hijos espirituales: Lo principal es mortificar y vaciar los sentidos de todo gusto que no sea para la pura honra y gloria de Dios. Para mortificar las pasiones (gozo, esperanza, temor y dolor) el santo recomienda "inclinarse siempre a lo más desabrido, a lo más dificultoso, a lo más trabajoso; a no querer nada, sino a estar desnudos y vacíos a todo lo que no es Cristo".





La espiritualidad de la cruz no es un camino fácil, por eso necesitamos ayuda de la espiritualidad del pesebre. Ambas implican renuncias y conducen al gozo del Amor de Dios. Cristo resucitó y nos brindó la Pascua. Como bien lo explica San Bernardo de Clairvaux: "Todos nosotros hemos sido llamados a estas bodas espirituales en que Jesucristo es el esposo y la esposa nuestra misma alma."


-Yvette Camou-



Bibliografía:


Houselander, Caryl. 'Wood of the Craddle, Wood of the Cross' -The Little Way of Infant Jesus- Sophia Institute. 2008. Pages 38, 152, 171.


Stein, Edith. 'The Science of the Cross'. Collected Works of Edith Stein. Vol. 6. ICS Publications. Pages 2o2, 205-207







You are subscribed to email updates from Asociación "Blogueros con el Papa"

To stop receiving these emails, you may unsubscribe now. 

Email delivery powered by Google 


Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610 

Nenhum comentário:

Apoio




_

Immaculata mea

In sobole Evam ad Mariam Virginem Matrem elegit Deus Filium suum. Gratia plena, optimi est a primo instanti suae conceptionis, redemptionis, ab omni originalis culpae labe praeservata ab omni peccato personali toto vita manebat.

Cubra-me

'A Lógica da Criação'


Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim




“Se não fosse a Santa Comunhão, eu estaria caindo continuamente. A única coisa que me sustenta é a Santa Comunhão. Dela tiro forças, nela está o meu vigor. Tenho medo da vida, nos dias em que não recebo a Santa Comunhão. Tenho medo de mim mesma. Jesus, oculto na Hóstia, é tudo para mim. Do Sacrário tiro força, vigor, coragem e luz. Aí busco alívio nos momentos de aflição. Eu não saberia dar glória a Deus, se não tivesse a Eucaristia no meu coração.”



(Diário de Santa Faustina, n. 1037)

Ave-Maria

A Paixão de Cristo